La clase media come carne

by

2 comentarios to “La clase media come carne”

  1. Guillermo Máynez Gil Says:

    Es muy importante que las autoridades adopten como proyecto prioritario aumentar la cobertura del Sistema Tipo Inspección Federal (TIF), es decir, el sistema de producción, sacrificio, procesamiento, empaque y distribución que garantiza la inocuidad de los productos cárnicos y un sacrificio lo más humanitario posible. Los productos cárnicos son fundamentales para una mejor alimentación de la gente, pero es preciso que se eliminen las prácticas inhumanas y las que amenazan la salud de los animales y consumidores.

  2. JJFreeman Says:

    La prosperidad
    Por: jjfreeman
    27 de octubre

    La noticia de hoy no es una gran noticia. México cayó 10 puestos en el nivel de prosperidad de las naciones. Pasó del lugar 43 al 53.

    Ahora están mejor que nosotros en inseguridad, salud, educación, y oportunidades de desarrollo entre otros factores de prosperidad, los uruguayos, chilenos, costarricenses, panameños, argentinos, brasileños y hasta los negritos de Trinidad y Tobago, que ya es mucho decir.

    Estamos peor que todos ellos y muchos más, según el Instituto Legatum, parte de una fundación inglesa que tiene como lema “liberando el potencial humano, y que se toma la molestia de llevar año con año el seguimiento de los factores de prosperidad en 110 países.

    No estamos mal, ni bien, sino todo lo contrario, diría el expresidente Luis Echeverría, pues hoy estamos a la mitad de la balanza.

    Y aquí lo preocupante es que declaraciones como esa que hoy este miércoles se publica en varios medios de México y del mundo da lugar a que las instituciones públicas justifiquen ante el Congreso una mayor asignación de recursos.

    Al presidente Felipe Calderón le dará más argumentos para pedir que se otorguen otras millonadas al combate a la inseguridad. Al secretario de salud, José Ángel Córdova Villalobos, le permitirá usarlo de pretexto para solicitar nuevas asignaciones, porque los extras que le canalizaron de la partida secreta de Shen Li Ye Gon ya se acabó.

    Al secretario de Desarrollo Social, Heriberto Félix Guerra, le da la oportunidad de oro para argumentar que 60 millones de mexicanos no se pueden desarrollar, ni vivir, sin los apoyos del programa Oportunidades a su cargo.

    Eso en cuanto a ellos, que viven de la política en nuestro país.

    A los presidentes que ocupan mejores posiciones que nosotros, como Uruguay (28), Chile (32), Costa Rica (33), Panamá (40), Argentina (41), Trinidad y Tobago (44) y Brasil, se les llenará la boca de presumir que han superado a su alguna vez llamado “hermano mayor” de Latinoamérica.

    A los partidos políticos de nuestro país, sobre todo los de oposición, les servirá de maravilla lo señalado por el instituto inglés, y ya desde hoy están afilando el lápiz para echarle cacayacas del gobierno federal en turno, que no ha sido capaz de evitar la inseguridad, mejorar la salud, dar mejores opciones educación y ofrecer oportunidades de desarrollo social a la mitad de los mexicanos.

    Podemos imaginar a los dirigentes partidistas restregando esas vergüenzas nuestras en cada acto de proselitismo político, no en 2015, que falta mucho, sino desde ahorita y en el 2011, durante los procesos electorales de Guerrero, Baja California Sur, Coahuila, el Estado de México, Nayarit, y Michoacán, donde hay contendientes de todos los partidos a las gubernaturas y a muchos cargos de elección popular y donde se van a dar con todo.

    Por otra parte, a los intelectuales, analistas y escritores Luis de la Calle y Luis Rubio, autores de un reciente y muy interesante libro sobre “clasemedieros” les dará mucho gusto que en ese estudio se nos ubique precisamente a la mitad, porque su línea de argumentación es que “A pesar de opiniones muy extendidas en contrario, México se está convirtiendo en una sociedad de clase media, en gran medida porque así se ve gran parte de la población”.

    En su investigación, lo que tratan de demostrar es que cada vez hay más gente entre nosotros que tiene carro y satura las vialidades, que somos una sociedad de clase media mayoritaria, como lo demuestran: el tipo de empleo, la venta de casas habitación, la escolaridad de los hijos, la proporción de mujeres en la fuerza laboral, la calidad de la vivienda, la compra de seguros, las salas de cine, el turismo, las universidades, y muchos etcéteras

    Ellos dicen que “ciertamente, el crecimiento de la clase media no niega el problema social del país ni la pobreza o marginalidad que caracteriza a un gran número de mexicanos, pero sí evidencia un cambio profundo en la dirección deseable: hacia un nivel más alto de desarrollo.

    Muy bien, ahora tenemos que demostrarlo, por lo menos a los del Instituto Legatum. Si somos una sociedad de clase media, es entonces correcto que estemos en la media entre los países que viven bien y los que viven mal, aunque para muchos, incluido yo, no deja de ser motivo de vergüenza la calificación que desde Londres se nos otorgó en el tema de la prosperidad.

    xxx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: